Rajoy recurre a Venezuela para eludir corrupción en su partido

El presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, recurrió a sus manidas críticas contra Venezuela para defenderse de las acusaciones por los múltiples casos de corrupción que salpican a su agrupación, el conservador Partido Popular (PP).

En la última sesión de control a su ejecutivo en el Congreso de los Diputados, antes del receso legislativo por el verano, Rajoy apeló una vez más a sus ataques contra las autoridades venezolanas para eludir su responsabilidad frente a las corruptelas del PP.

Como ya suele ser habitual en los debates internos, la situación en el país latinoamericano salió a colación cuando el líder de Unidos Podemos, Pablo Iglesias, interpeló al gobernante sobre el costo para los españoles de los casos de irregularidades en sus filas.

Una pregunta que la formación conservadora intentó la semana pasada vetar sin éxito en la Mesa de la Cámara baja, al entender que excedía a las competencias del presidencial Palacio de La Moncloa y atentaba al 'decoro' parlamentario.

Contra el decoro atentan otras cosas, denunció este miércoles Iglesias durante el rifirrafe protagonizado en el hemiciclo con el jefe del Ejecutivo, a quien enumeró el sinfín de causas judiciales que involucran a altos cargos del partido oficialista.

El propio mandatario comparecerá como testigo el próximo 26 de julio en el juicio del sonado caso Gürtel, que investiga una trama de empresarios que habrían dado dinero a dirigentes del PP a cambio de contratos públicos.

En los últimos años, la organización liderada por Rajoy se vio sacudida por numerosos escándalos que desvelaron una presunta financiación irregular.

Ante las denuncias de Iglesias, el presidente acusó a la coalición de izquierda de no estar libre de sobornos, al negarse a condenar de manera reiterada lo que calificó de violación de los derechos humanos en países como Venezuela.

'Esa es la corrupción de valores democráticos, la que ustedes practican porque les han pagado y no son libres para defender su posición', exclamó el gobernante, férreo defensor de los grupos opositores al gobierno constitucional de Nicolás Maduro.

Desde hace tiempo, partidos de la derecha española, en particular el PP, atribuyen a la coalición de izquierda Unidos Podemos haber recibido financiamiento venezolano, una imputación desmentida en reiteradas ocasiones por el Tribunal Supremo de esta nación europea.

El secretario general de Unidos Podemos calificó de irresponsable que el oficialismo utilice asuntos de política exterior para atacar a sus rivales políticos y esquivar el análisis sobre la lacra de la corrupción en España.

Puso como ejemplo que Rajoy le respondiera hoy refiriéndose a Venezuela, cuando él le interrogó sobre el coste para los bolsillos de los ciudadanos de la hipotética contabilidad opaca de su agrupación.

Es escandaloso, España no se merece este presidente, la democracia está en riesgo mientras el PP siga parasitando las instituciones, concluyó el dirigente de la tercera fuerza parlamentaria de este país.

La injerencia de la administración de Rajoy en los asuntos internos de Venezuela fue denunciada insistentemente por su embajador en Madrid, Mario Isea.

No creo que ningún tema interno o europeo tenga tanta presencia en las Cortes Generales (parlamento bicameral español) como la situación venezolana, subrayó Isea en una reciente rueda de prensa.

A una pregunta de Prensa Latina, el diplomático respondió que, en lo que va de esta legislatura -iniciada en noviembre último-, en las Cortes se aprobaron 71 iniciativas parlamentarias contra la República Bolivariana.

video

Comentarios